Cardiopatía congénita (CC) es un término que abarca una serie de anomalías del corazón con las que nace una persona. La CC es relativamente común, y afecta al menos a 8 de cada 1.000 recién nacidos.1 En esta población, hasta el 10% de los pacientes adultos con CC pueden acabar desarrollando hipertensión arterial pulmonar (HAP).2

El síndrome de Eisenmenger es una forma de hipertensión pulmonar grave relacionada con la CC. La enfermedad afecta al flujo de sangre que va del corazón a los pulmones (inversión de un shunt izquierda-derecha que llega a producir cianosis, coloración azul o morada en la piel o las membranas mucosas) cuya consecuencia es una gran limitación de la capacidad de esfuerzo.3-4 Los estudios han demostrado que los pacientes con síndrome de Eisenmenger diagnosticado tienen una supervivencia media de 20 años menos que un individuo sano, y la clase funcional (una determinación del nivel de limitación del paciente para llevar a cabo las actividades de la vida diaria) es el principal factor de predicción de la esperanza de vida.4

Bibliografía

  1. http://www.ucl.ac.uk/nicor/audits/congenitalheartdisease. Último acceso, marzo de 2012.
  2. Duffels M et al., International Journal of Cardiology 2007 120:198-204.
  3. Diller G et al., Circulation 2005; 112(6): 828–835.
  4. Dimopoulos K et al., Circulation 2010; 121:20-25.